Las clases de Hatha yoga tienen un enfoque integral; la práctica de Ásanas (posturas), técnicas de respiración consciente, relajación y meditación, aportan a los practicantes múltiples beneficios tanto a nivel físico como mental. El Hatha Yoga desarrolla progresivamente la fuerza y flexibilidad del cuerpo con una práctica constante, mejorando la postura corporal. Los ejercicios de respiración, meditación y relajación ayudan a aumentar la capacidad pulmonar, reducción y gestión del estrés, y mejoran la concentración y el bienestar.
La duración de las clases es de 75′ y su objetivo principal es encontrar el equilibrio del cuerpo y la mente, conectando la respiración con el movimiento consciente.